Estampar remeras ha pasado por la mente de todos en alguna ocasión. Todos alguna vez, hemos pensado qué hacer con esa remera vieja y guardada que ya no usamos. Aquí te traemos una idea genial que te va a encantar. Se trata de estampar utilizando papel transfer.

La idea es poder estampar remeras viejas y darle un toque cool y personalizado a esa prenda que solo estaba para acumular polvo en el closet. Ahora es mucho más fácil al aplicar esta técnica.

Materiales

El papel transfer es un material especial para estampar remeras que copia mediante el calor de una plancha. Esta técnica tiene una gran ventaja, ya que la podemos emplear en casa con nuestras impresoras domésticas. Para estampar remeras viejas con dibujos que tengas en la computadora, necesitarás que el arte tenga buena calidad de imagen. Además del papel transfer, el cual lo puedes conseguir en locales de venta de artículos para impresoras o en centros de copiado, necesitarás tijeras, plancha y una remera vieja, pero en buen estado. La remera debe estar limpia, seca y planchada.

estampar-remeras

Proceso para estampar rameras

Una vez elegido el diseño que deseas, deberás imprimirlo sobre una hoja de papel transfer para telas. Estas tienen una cara imprimible y una capa que actúa como protección del diseño al ser adherido a la tela.

A continuación, cortamos la pieza. Dependiendo del diseño a estampar, se debe recortar la imagen lo más exacta posible. Todo según sea la forma y el contorno, teniendo en cuenta que, aunque no halla imagen en el papel, éste igual se notara en la remera. Puedes hacer un diseño del tamaño completo de la hoja, o bien uno más chico para estampar remeras.

Luego, coloca la remera sobre una superficie sólida y firme, separándola entre sí en sus capas. Es decir, separa el frente y la espalda de la remera, con papel de seda blanco u otro papel sin tintas ni manchas. Marcamos exactamente en dónde queremos el dibujo y colocamos el papel con la impresión hacia abajo.

Una vez tengamos el dibujo exactamente donde lo queremos, procederemos a planchar. Hay que calentar bien la plancha para empezar.  El procedimiento es el siguiente, se plancha, luego se deja enfriar, se vuelve a planchar, se deja enfriar y así dos veces más. Puedes hacer numerosos y distintos estampados en la misma franela, solo ten cuidado al momento de usar la plancha y de no apoyarla sobre lo que ya está copiado.

Es importante que los bordes estén bien adheridos a la tela para que el dibujo no se despegue. Por último, retiramos la capa protectora. Como nota importante, después de estampar la remera no puedes plancharla. Esta es una técnica muy sencilla, que si es realizada siguiendo al pie de la letra las instrucciones vas a tener excelentes resultados y podrás estampar remeras todo el tiempo que quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *